11 Razones por las que cada mujer debería vivir una sesión boudoir.

  1. Para vernos a nosotras mismas desde una perspectiva distinta. Porque cada mujer debe amar su cuerpo y aceptar su belleza y una sesión boudoir es la experiencia perfecta para aprender a mirarnos desde el amor, la aceptación y vivir un cambio de percepción de nuestro cuerpo.
  2. Es una forma excelente para deshacernos de nuestros tabúes y conceptos preconcebidos que sólo nos atan y limitan.
  3. Porque todas necesitamos una inyección de confianza que nos ayude a Recuperar o afianzar nuestra autoestima.
  4. Nos reencuentra con nuestra Sensualidad, nos hace vivirla y proyectarla.
  5. Nos divertimos, porque a quién no le gusta vivir experiencias nuevas, dejarse consentir, que te peinen, te maquillen, usar ropa hermosa, te fotografíen en un ambiente cuidado, respetuoso y entre mujeres.
  6. Nos enseña a enfrentar nuestros miedos y prejuicios a darnos cuenta que aquellos que creemos terribles defectos probablemente ni siquiera se perciban.
  7. Es un excelente antídoto para el estrés, el salir de la rutina, de lo convencional, reír y pasar un momento lindo y diferente ayuda a producir endorfinas que son la hormona de la felicidad y eso por ende nos relaja y desestresa.
  8. Te reconecta con tu yo femenino, a pesar de que no estás sola en el proceso este se vuelve muy íntimo y te permite entrar de nuevo en contacto con tu femineidad y esencia. Qué mejor manera de celebrar el SER MUJER!!!
  9. Al compartir las fotos de tu sesión, compartes tu belleza y una versión de ti que quizás sorprenda a tu pareja, esto puede ser una excelente manera de nutrir y fortalecer tu relación.
  10. Para romper estereotipos, por años nos han dicho que sólo las modelos profesionales pueden realizarse este tipo de fotografías, es momento de romper esquemas y demostrar que todas las mujeres tenemos derecho a vivir la experiencia y guardar el momento para siempre porque una sesión boudoir va más allá de nuestra edad o talla.
  11. Es la forma idónea de conmemorar un momento en la vida, a veces hace falta cerrar con broche de oro un cambio, una transición o el inicio de un nuevo capítulo, qué mejor que una sesión boudoir como una demostración de valentía y resurgimiento.