Somos hermosas

Araceli-3Dicen que cuando haces lo que amas no puedes llamarlo un trabajo y mucho menos cuando te trae tantas satisfacciones, hace poco le decía a mi esposo David que las sesiones boudoir me han traído solo buenos momentos y es que ver la transformación de todas después de una sesión es muy enriquecedor, hoy quiero contarles está historia; hace pocos días hice una sesión que fluyó padrísimo con una mujer hermosísima y que desde el principio me sorprendió por su seguridad, la buena vibra que transmitía, después de la sesión me contó que desde hace un rato decidió sentirse bien consigo misma y amarse y el broche de oro realizarse una sesión boudoir, en verdad me siento privilegiada por haber sido parte y espectadora de un proceso tan maravilloso y ella escribe al respecto en su blog y sus letras reflejan todo lo que siempre he querido transmitir con estas sesiones, y no sólo eso, visto también desde el punto de vista de una mamá!! no pude menos que derramar una lagrimita de felicidad!! por favor léanlo y compártanlo porque vale no la pena, vale toda la alegría !!!